Contaminación endurece tus arterias

Por: Redacción Quo

Las partículas contaminantes reducen el flujo de sangre en la cabeza, el cuello y cerebro.

La exposición durante largo plazo a la contaminación del aire puede estar vinculada a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares por la aceleración de la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, según un estudio realizado investigadores de la Universidad de Michigan.

Los investigadores, dirigidos por Sara Adar y Joel Kaufman, de la  encontraron que las concentraciones más altas de contaminación atmosférica por partículas finas están vinculadas con el engrosamiento rápido de las dos capas internas de la arteria carótida común, un vaso sanguíneo importante que proporciona sangre a la cabeza, el cuello y el cerebro, así lo publica ABC.es.

También detectaron que las reducciones a las partículas que contaminan el aire con el tiempo estaban relacionadas con una progresión más lenta del espesor del vaso sanguíneo, que es un indicador de la cantidad de aterosclerosis presente en las arterias de todo el cuerpo, incluso entre las personas que no presentan síntomas obvios de enfermedad cardiaca.

Nuestros descubrimientos nos ayudan a entender cómo la exposición a la contaminación del aire puede provocar el aumento de los ataques al corazón y derrames cerebrales observados en otros estudios”, dijo Adar.

Los autores llegaron a estas conclusiones gracias después de dar seguimiento a 5, 362 personas con edades comprendidas entre 45 y 84 años de seis áreas metropolitanas de. Estados Unidos, como parte del Estudio Multiétnico de Aterosclerosis y la Contaminación del Aire (Air MESA).

Los científicos fueron capaces de vincular los niveles de contaminación del aire que se estiman en la casa de cada persona con dos medidas de ultrasonido de los vasos sanguíneos, separados por unos tres años. Ninguno de los participantes en el estudio tenía enfermedad cardiaca conocida.

Después de ajustar por otros factores como fumar, los autores encontraron que en promedio, el espesor de la carótida aumentó 14 micras cada año.

Sin embargo, los vasos de las personas expuestas a niveles más altos de contaminación atmosférica por partículas finas en zonas residenciales engrosaron más rápido que otros que viven en la misma área metropolitana.

La conexión de estos hallazgos con los demás resultados de la misma población sugiere que las personas que viven en una zona más contaminada de la ciudad pueden tener un 2 por ciento más de riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con las personas en una zona menos contaminada de la misma área metropolitana”, dijo Adar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s