Contaminantes metálicos en alimentos.

Bienvenidos a este blog donde recopilo información acerca de la contaminación por metales pesados en los alimentos destinados al consumo humano, especialmente los ostrícolas.
Pongo a disposición los enlaces de mis publicaciones de investigaciones efectuadas durante 20 años en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo.

Les saluda, M.C. Leticia García Rico. Investigadora titular de la Dirección de Ciencia de los Alimentos, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A. C. del Sistema CONACYT México. Unidad Hermosillo, Sonora. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

lgarciar@ciad.mx

Proponen descontaminar suelos con bacterias de lácteos.

Científicos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), en colaboración con expertos del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos, en Buenos Aires, Argentina, buscan hacer uso de colonias de bacterias conocidas como Lactobacillus bulgaricus (conocidas popularmente como búlgaros) para recuperar suelos contaminados por agentes tóxicos, como metales pesados.
lactobacterias

El doctor Cuauhtémoc Araujo Andrade, investigador de la Unidad Académica de Física de la UAZ, manifestó que la investigación busca aprovechar las propiedades que permiten que las Lactobacillus bulgaricus capturen a otras bacterias dañinas para impedir su actividad patógena en el organismo humano. Pero ahora se busca que esa cualidad sea aprovechada para que tales microorganismos capturen iones de metales pesados que contaminan suelos y aguas (biorremediación).

Araujo Andrade manifestó que la aportación de la UAZ consistió en emplear un novedoso método fotónico (basado en el uso de luz infrarrojo) para obtener información acerca de cómo es que esas bacterias interaccionan con distintos tipos de iones metálicos, y así optimizar la biorremediación de los suelos. De esa forma, manifestó el investigador de la UAZ, se determinó la eficacia de las Lactobacillus bulgaricus a fin de “atrapar” a los metales pesados y descontaminar diversos ecosistemas de manera biológica.

El investigador de la casa de estudios zacatecana manifestó que el empleo de Lactobacillus bulgaricus para la descontaminación de suelos representa una alternativa inocua, económica y natural, capaz de lograr la descontaminación de suelos en zonas mineras del país, o de aguas contaminadas cuya polución se origine por los desechos industriales.

Araujo Andrade agregó que gracias a la sinergia de la institución argentina y la UAZ, se ha documentado que uno de los factores más relevantes que permiten una óptima descontaminación del suelo se refiere al tamaño del radio de los iones contaminantes, ya que entre mayor sea éste en los metales hay más eficiencia en el “secuestro iónico” por parte de las bacterias.

Otro de los avances que permitirán emplear las Lactobacillus bulgaricus de manera más eficaz, reside en la observación de que algunas colonias de bacterias son más efectivas que otras para “secuestrar metales”, por ello, tales resultados podrían fungir como base en el objetivo de criar colonias específicas de esas bacterias en el objetivo de lograr la biorremediación. (Agencia ID)

El mercurio, veneno que sigue suelto en América Latina.

Mientras que en Estados Unidos y Europa se cancela de manera definitiva el uso de mercurio –por su alta potencia contaminante y letalidad para los seres humanos–, en América Latina se sigue utilizando de manera generalizada en la minería. Tan sólo en México se ha triplicado su producción en los últimos años. El convenio internacional que busca prohibirlo carece de la firma de 49 naciones.
Mercurio

Emilio Godoy/Tierramérica-IPS

América Latina no se toma en serio el acuerdo para limitar las emisiones de mercurio: el peligroso metal sigue suelto en la explotación artesanal de oro y de combustibles fósiles y es objeto de contrabando.

La Unión Europea prohibió la exportación de mercurio en 2011, y Estados Unidos lo hizo en 2013, lo que disparó el comercio dentro de América Latina.

“Las exportaciones de México se han triplicado en los últimos años. Y cobran auge actividades como la extracción de oro de electrónicos reciclados”, dice a Tierramérica el especialista senegalés Ibrahima Sow, de la División de Cambio Climático y Químicos, del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por su sigla en inglés).

En octubre pasado, 18 países de América Latina y el Caribe sumaron sus firmas a un acuerdo internacional para prohibir que se exploten nuevas minas de mercurio, se ponga fin a las actuales, se controlen las emisiones aéreas y se regule la minería artesanal de oro, que emplea este peligroso metal.

Hay 97 países de todo el mundo que firmaron el Convenio de Minamata sobre el Mercurio, pero sólo uno lo ratificó, Estados Unidos, por lo que faltan 49 para que entre en vigor.

Minamata es la ciudad japonesa que dio nombre a la enfermedad causada por envenenamiento con mercurio. En la década de 1950 se descubrió allí este síndrome, con más de 100 muertos y afectados que, con el paso de las décadas, superaron las 2 mil personas.

Luego se supo que habían comido pescado de la bahía, contaminado con mercurio de una industria petroquímica. Este metal es neurotóxico y cancerígeno.

En América Latina se usa en la minería artesanal del oro y en insumos hospitalarios. La extracción, refinación y transporte de hidrocarburos, la generación termoeléctrica y la siderurgia, entre otras actividades, también liberan mercurio.

Además, en varios países se contrabandea con este producto.

“Es difícil cuantificar la importación ilegal. Se sabe que la minería artesanal y de pequeña escala utiliza mercurio de contrabando, principalmente proveniente de Perú y Ecuador, pero no se conocen datos precisos”, señala a Tierramérica el viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia, Pablo Vieira.

Según las autoridades colombianas, el tráfico ilegal se da a través de sus zonas selváticas y fronterizas.

La organización no gubernamental Mercury Watch estima que las emisiones latinoamericanas superaron las 526 toneladas en 2010, y Colombia fue a la cabeza con 180 toneladas.

En una evaluación publicada en 2013, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), calculó que las emanaciones de mercurio por actividades humanas llegaron a 1 mil 960 toneladas en 2010, con la minería artesanal como fuente principal (727 toneladas), seguida por la quema de carbón en el sector energético, industrial y doméstico (475 toneladas).

América Latina contribuyó con 292 toneladas, de las cuales 245 correspondieron a América del Sur.

La extracción de oro artesanal se practica en al menos una docena de países latinoamericanos, principalmente de la región andina y de la cuenca del Río Amazonas, pero también de América central, según el PNUMA.

Unos 500 mil mineros artesanales del oro impulsan la demanda legal o ilegal del metal.

México y Perú tienen yacimientos de mercurio, pero no hay explotación primaria formal en la región. Se trata de una extracción secundaria, pues el mercurio suele estar mezclado con otros minerales, o de reciclaje del metal ya extraído y utilizado con otros fines.

Los mayores productores son México, Argentina y Colombia, mientras que los principales consumidores e importadores legales son Perú, Colombia y Panamá.

En 2012, México, Argentina y Colombia encabezaron la lista regional de exportadores de mercurio y productos que lo contienen, según Mercury Watch.

El mercurio se encuentra en forma natural en ciertas rocas, y en el agua, el aire y los suelos por las emanaciones industriales.

Por la acción de bacterias y microorganismos, se transforma en metilmercurio, que se acumula en los órganos de distintas especies animales, sobre todo en los peces.

El abordaje legal es disímil en la región.

Colombia aprobó el año pasado una ley que estipula la eliminación del mercurio en 5 años en la minería y en 10 años en la industria, entre otras medidas.

En Perú, el parlamento debate desde noviembre el proyecto de ley 2795/2013-CR para eliminarlo de la minería y sustituirlo en actividades industriales.

Mientras, leyes mineras de Bolivia, Costa Rica y Honduras prohíben el mercurio.

Datos del PNUMA indican que había 11 plantas de cloro-álcali con tecnología de baterías de mercurio distribuidas en siete países de la región en 2012.

Varias de esas plantas ya planifican adoptar tecnologías libres del metal para 2020.

“El contenido de mercurio en los productos, la sustitución, el almacenamiento transitorio, así como su disposición final son aspectos significativos de la gestión del mercurio”, explica a Tierramérica la subsecretaria del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay, Raquel Lejtreger.

Uruguay importa productos con mercurio y en su territorio opera una planta de cloro-sosa, cuya transformación está decidida, pero requiere financiamiento.

El GEF ha prestado financiamiento a éste y otros países de la región tanto para la negociación del Convenio como para la adopción de nuevas tecnologías y alternativas al peligroso mercurio. Pero falta mucho.

Bacteria de la Antártida desactiva metales contaminantes

Agencia CyTA-Instituto Leloir. Por Bruno Geller


El descubrimiento de científicos de Argentina y de Malasia podría favorecer el desarrollo de métodos efectivos para limpiar suelos o reservas de agua afectados por actividades humanas.

 

Bacterias aisladas en suelos de la Antártida son capaces de reducir casi en un 100 por ciento la presencia de la forma química de un tipo de metal que afecta algunos ecosistemas. El hallazgo, realizado por investigadores de Argentina y de Malasia, sienta las bases para el desarrollo de procesos de saneamiento de ambientes afectados por la actividad humana.

Los científicos hallaron que bacterias de la cepa Pseudomonas DRY1 inhibieron en un 95 por ciento el efecto contaminante del molibdato, un metal proveniente de la industria siderúrgica y asociado a otras actividades humanas como la minería, diversos procesos de catálisis industriales y a la inhibición de los procesos de corrosión, indicó a la Agencia CyTA el doctor Walter Mac Cormack, director del Departamento de Microbiología Ambiental y Ecofisiología del Instituto Antártico Argentino (IAA) y uno de los autores principales del estudio publicado en la revista científica “BioMed Research International”.

¿Qué tiene de especial ese microorganismo? Las bacterias DRY1 fueron aisladas de suelo en el área de la base científica Carlini, en la Isla 25 de Mayo del archipiélago antártico de las Shetlands del Sur. Por eso, pueden crecer y actuar en condiciones extremas, como mínimas invernales de 22ºC bajo cero y máximas estivales que excepcionalmente alcanzan los 10ºC.

“Además de la temperatura, estos suelos son extremos porque poseen muy bajos niveles de nutrientes, son muy secos y están altamente irradiados por rayos ultravioletas”, explicó Mac Cormack.

La bacteria estudiada incorpora el molibdato y modifica su estado con una serie de enzimas “reductasas”.

Mac Cormack, quien también es profesor de la UBA, señaló que si se debe trabajar sobre aguas contaminadas, se pueden construir reactores con esa cepa bacteriana inmovilizada de modo que el agua fluya a través de esa matriz como una “red”. En el caso de la limpieza de suelos, existen otras alternativas que varían de acuerdo al tipo de contaminante, el mecanismo de acción de los microorganismos y las condiciones ambientales requeridas.

Las bacterias estudiadas fueron descubiertas en la base Carlini y el cerro 3 Hermanos en la Antártica.

Créditos: Gentileza del Dr. Walter Mac Cormack.

Total and inorganic arsenic in dietary supplement supplies in northern Mexico

Abstract

The aim of this study was to evaluate the presence of total and inorganic arsenic in dietary supplements composed of herbal plants and seaweed, and to determine the potential toxicological risk. Total arsenic was determined by dry ashing and hydride generation atomic absorption spectrometry, and inorganic arsenic was determined by acid digestion, solvent extraction, and hydride generation atomic absorption spectrometry. Total and inorganic arsenic in the supplements ranged from 0.07 to 8.31 mg kg−1 dry weight and from 0.14 to 0.28 mg kg−1 dry weight, respectively. Daily intake of total arsenic ranged from 0.05 to 12.46 μg day−1. Inorganic arsenic intake ranged from 0.21 to 0.83 μg day−1, values that are below the Benchmark Dose Lower Confidence Limit recommended by the Word Health Organization. Therefore, there appears to be a low risk of adverse effects resulting from excess inorganic arsenic intake from these supplements. This is the first study conducted in Mexico that investigates total and inorganic arsenic in dietary supplements. Although the results do not suggest toxicological risk, it is nonetheless important considering the toxicity of inorganic arsenic and the increasing number consumer preferences for dietary supplements. Moreover, it is important to improve and ensure the safety of dietary supplements containing inorganic arsenic.

http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10661-012-3011-4

Content of selenium, total and inorganic arsenic and bioaccessibility of arsenic in children diets of Mexico

Keywords:

  • selenium;
  • arsenic;
  • inorganic arsenic;
  • bioaccessibility;
  • intake;
  • children

Abstract

BACKGROUND: The aim of this study was to evaluate the intake of selenium, total and inorganic arsenic and the bioaccessibility of arsenic in diets of Mexican schoolchildren using an in vitro method.

RESULTS: Total and inorganic arsenic concentrations in the diets ranged from 0.05 to 1.15 mg kg−1 dry weight (DW) and from 0.023 to 0.088 mg kg−1 DW respectively, while selenium levels were between 0.08 and 0.20 mg kg−1 DW. Daily intake of total and inorganic arsenic ranged from 0.15 to 10.49 µg day−1 kg−1 body weight (BW) and from 0.06 to 1.11 µg day−1 kg−1 BW respectively, while that of selenium varied from 0.29 to 2.63 µg day−1 kg−1 BW. Bioaccessibility of total and inorganic arsenic ranged from 4 to 97% (mean 44 ± 21.5%) and from 33 to 97% (mean 71 ± 22.5%) respectively.

CONCLUSION: Inorganic arsenic levels in the diets were low. Therefore there appears to be a low risk of adverse effects resulting from excess inorganic arsenic intake from these diets. Copyright © 2011 Society of Chemical Industry

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/jsfa.5538/abstract

Publicación electrónica.

Validación de un Método Analítico por Absorción Atómica

Validación de un Método Analítico por Absorción Atómica

Estandarización y Validación de un Método de Análisis de Na, K, Ca y Mg en Suero Sanguíneo Humano por EAA por Flama.

Editorial Academica Espanola ( 08.12.2013 )

En este libro se presenta un estudio sistemático que permite estandarizar y validar un método analítico utilizado para cuantificar Na, K, Ca y Mg en suero sanguíneo humano, mediante la técnica de espectrometría de absorción atómica por flama. En este trabajo se consideraron herramientas estadísticas contempladas dentro de la metrología, como parámetros importantes de calidad, entre las que se incluyen: Exactitud, precisión, repetibilidad, linealidad, límite de detección, límite de cuantificación, así como la estimación de la incertidumbre. Estos parámetros analíticos se utilizaron para la estandarización del método, en tanto que la validación del mismo se realizó utilizando un material de referencia certificado. Por último, la funcionalidad del método se realizó en suero sanguíneo humano.Esta metodología puede ser utilizada por laboratorios de análisis clínicos y por laboratorios de investigación.

El mercurio altera la estructura de las arterias

Equipos de la Universidad Autónoma de Madrid, el Instituto de Investigación del Hospital La Paz y la Universidad Complutense de Madrid han obtenido resultados que demuestran que la administración prolongada de pequeñas concentraciones de mercurio es capaz de cambiar la estructura de las arterias.

El mercurio reduce el tamaño de las células musculares lisas y este efecto es revertido por inhibidores de COX-2 y por antioxidantes. / Modificado de Aguado y cols (2013).

UAM
|

23 mayo 2013

El mercurio es un metal pesado que se encuentra de manera natural en nuestro entorno. Así, es frecuente encontrarlo en forma de metilmercurio en algunos pescados o mariscos que ingerimos.

Investigadores de la Red española de Investigación Cardiovascular han demostrado recientemente que la administración prolongada de pequeñas concentraciones de este compuesto es capaz de cambiar la estructura de las arterias.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista Toxicology and Applied Pharmacology, los cambios arteriales se producirían por la disminución del tamaño y el aumento del número de uno de los principales tipos de células vasculares: las células musculares lisas.

Los investigadores lograron clarificar los mecanismos responsables de estos cambios mediante la utilización de modelos animales y cultivos celulares.

Según constatan en su estudio, la exposición a bajas dosis de mercurio aumenta los niveles de una proteína inflamatoria —la ciclooxigenasa-2 (COX-2)— y de una proteína productora de estrés oxidativo —la NADPH Oxidasa—.

“Los productos de estas proteínas son los responsables de producir cambios en la morfología y en el número de células musculares lisas. Los cambios se producen a través de dos rutas de señalización intracelular, conocidas como ERK1/2 y p38”, señalan miembros del grupo responsable del estudio.

El estudio fue realizado por el equipo que dirige Mercedes Salaices, catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) asociada al Instituto de Investigación del Hospital La Paz, en colaboración con los grupos de Teresa Tejerina y Victoria Cachofeiro de la Universidad Complutense de Madrid.

El mercurio podría ser un factor de riesgo ambiental para la enfermedad cardiovascular

Estudios experimentales

 Para llegar a sus conclusiones, los autores emplearon ratas a las que se administró mercurio durante 30 días a concentraciones bajas. Posteriormente, analizaron las arterias aorta y mesentéricas.

Para profundizar en los mecanismos moleculares, obtuvieron células musculares lisas de la aorta y las cultivaron en el laboratorio, exponiéndolas a mercurio y analizando posteriormente la proliferación celular, la morfología y las diferentes proteínas y genes implicados.

Estos estudios son la continuación de otros realizados por los mismos grupos que demuestran que la administración de mercurio también induce alteraciones en la funcionalidad de las arterias.

La relevancia de los hallazgos encontrados por estos investigadores reside en un mayor conocimiento de los mecanismos que pudieran ser responsables del efecto que la exposición prolongada a mercurio (incluso en bajas dosis) pueda producir sobre el sistema cardiovascular.

De hecho, apoyados en distintos trabajos epidemiológicos, los autores señalan que el mercurio podría ser un factor de riesgo ambiental para la enfermedad cardiovascular produciendo hipertensión, enfermedad coronaria, disfunción renal, aterosclerosis e infarto de miocardio.

Referencia bibliográfica:

Aguado A, Galán M, Zhenyukh O, Wiggers GA, Roque FR, Redondo S, Peçanha F, Martín A, Fortuño A, Cachofeiro V, Tejerina T, Salaices M, Briones AM. Mercury induces proliferation and reduces cell size in vascular smooth muscle cells through MAPK, oxidative stress and cyclooxygenase-2 pathways. Toxicol Appl Pharmacol. 2013 Apr 15;268(2):188-200. doi: 10.1016/j.taap.2013.01.030.

Contaminación endurece tus arterias

Por: Redacción Quo

Las partículas contaminantes reducen el flujo de sangre en la cabeza, el cuello y cerebro.

La exposición durante largo plazo a la contaminación del aire puede estar vinculada a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares por la aceleración de la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, según un estudio realizado investigadores de la Universidad de Michigan.

Los investigadores, dirigidos por Sara Adar y Joel Kaufman, de la  encontraron que las concentraciones más altas de contaminación atmosférica por partículas finas están vinculadas con el engrosamiento rápido de las dos capas internas de la arteria carótida común, un vaso sanguíneo importante que proporciona sangre a la cabeza, el cuello y el cerebro, así lo publica ABC.es.

También detectaron que las reducciones a las partículas que contaminan el aire con el tiempo estaban relacionadas con una progresión más lenta del espesor del vaso sanguíneo, que es un indicador de la cantidad de aterosclerosis presente en las arterias de todo el cuerpo, incluso entre las personas que no presentan síntomas obvios de enfermedad cardiaca.

Nuestros descubrimientos nos ayudan a entender cómo la exposición a la contaminación del aire puede provocar el aumento de los ataques al corazón y derrames cerebrales observados en otros estudios”, dijo Adar.

Los autores llegaron a estas conclusiones gracias después de dar seguimiento a 5, 362 personas con edades comprendidas entre 45 y 84 años de seis áreas metropolitanas de. Estados Unidos, como parte del Estudio Multiétnico de Aterosclerosis y la Contaminación del Aire (Air MESA).

Los científicos fueron capaces de vincular los niveles de contaminación del aire que se estiman en la casa de cada persona con dos medidas de ultrasonido de los vasos sanguíneos, separados por unos tres años. Ninguno de los participantes en el estudio tenía enfermedad cardiaca conocida.

Después de ajustar por otros factores como fumar, los autores encontraron que en promedio, el espesor de la carótida aumentó 14 micras cada año.

Sin embargo, los vasos de las personas expuestas a niveles más altos de contaminación atmosférica por partículas finas en zonas residenciales engrosaron más rápido que otros que viven en la misma área metropolitana.

La conexión de estos hallazgos con los demás resultados de la misma población sugiere que las personas que viven en una zona más contaminada de la ciudad pueden tener un 2 por ciento más de riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con las personas en una zona menos contaminada de la misma área metropolitana”, dijo Adar.